Monasterio cisterciense de Ferreira de Pantón

monasterio ferreira

El Monasterio de las Madres Bernardas de Ferreira de Pantón fue benedictino antes que cisterciense, y siempre estuvo reservado a mujeres. De hecho, es el único de Galicia que desde que se construyó ha mantenido su función primigenia. La primera referencia documentada sobre este monasterio data del año 924, y en 1175 consta su anexión a la Orden del Císter. Es un lugar de clausura, así que para visitarlo debemos respetar el horario marcado: de 11 a 13 y de 16 a 18 horas, todos los días.Las monjas venden dulces a través de un torno, y son un auténtico manjar,

Arquitectónicamente, el monasterio fue erigido a lo largo de cinco siglos. La iglesia románica se levantó en el siglo XII, seguramente sobre algún templo anterior; el claustro se construyó en el siglo XV, y el resto del conjunto arquitectónico se terminó en el XVIII. El recinto está rodeado por una hermosa muralla, y en la entrada aparece el escudo de la Orden del Císter de Castilla. El monasterio tiene dos plantas, con un claustro con arcos de medio punto, y alberga el sepulcro de la condesa Doña Fronilde, que fue abadesa en el siglo II. La iglesia, en ángulo recto con el monasterio, es de planta rectangular, de una sola nave y ábside semicircular.

El monasterio de Ferreira de Pantón es una visita obligada en la Ribeira Sacra: es uno de los edificios más emblemáticos en una zona repleta de joyas arquitectónicas, casi todas románicas.