Poza de Xan Arteiro

Muy cerca de la Casa dos Muros está la Poza de Xan Arteiro, un pequeño oasis maravilloso que durante siglos fue punto de encuentro de los habitantes de las aldeas de la zona. Los antiguos caminos serpenteaban por el bosque hasta llegar a esta hermosa poza, y cada verano jóvenes y mayores compartían un día de comida y fiesta en este enclave. Lo curioso es que esta cita no tenía fecha definida: variaba cada verano pero jamás dejaba de celebrarse. La emigración masiva a las ciudades terminó con esta y muchas otras tradiciones de la Ribeira Sacra, aunque muchas se están recuperando poco a poco… es de esperar que la romería de Xan Arteiro vuelva a llenar el bosque de risas y alegría.
Para llegar a la poza hay que salir desde la Casa dos Muros hacia arriba, hacia la izquierda, y caminar unos 200 metros hacia San Romao de Moreda, hasta encontrar a mano izquierda una pista asfaltada. Este era el antiguo camino de Augas Santas, Toldao y Ferreira, y como a medio kilómetro está el desvío a la poza: hay un cartel de madera que la señaliza. Hay que seguir esa pista asfaltada hasta encontrar, a mano derecha, un camino que se mete en el bosque, donde hay otro cartel de la poza. La senda comienza a bajar hasta que, en una curva bastante pronunciada, aparece un camino que se mete a la derecha y que luego baja hacia el río: ahí está la Poza de Xan Arteiro.
Si la caminata se os ha hecho corta, al salir de la poza seguid el cauce del río y recorreréis una senda preciosa, casi toda en sombra. Hay un pequeño sendero que baja al río y lleva a dos pozas pequeñas. Siguiendo la senda hasta el final se llega a la carretera: se puede regresar a la Casa dos Muros por ella, subiendo a mano izquierda hasta la curva donde está el desvío a la poza, o dar marcha atrás y volver por la senda del bosque.