Archivo de la categoría: Qué hacer

Balneario de Augas Santas

Balenarioweb

En la Ribeira Sacra no todo es naturaleza y románico: por nuestro subsuelo circula el agua que nutre a los valiosos manantiales minero medicinales de Augas Santas, un lugar casi místico donde cada año, desde hace siglos, se celebra una de las romerías populares más concurridas de la Ribeira Sacra. Si te apetece pasar unos días de descanso en alguna de nuestras casas rurales, quizá la posibilidad de pasar unas horas relajándote en un circuito termal sea un aliciente más para visitarnos: a unos minutos de la Casa dos Muros está el Balneario de Augas Santas.

Si os alojáis en nuestra casa rural podréis disfrutar del circuito termal a un precio especial: 13 euros, en vez de los 17 que os costaría normalmente. ¿Os apetece pasar unas horas relajándoos en las aguas mineromedicinales del Circuito Acuático? Está compuesto por varias piscinas termales con diferentes tipos de chorros, cascadas, cuellos cisne, jacuzzi, piscina de contraste y piscina exterior con capacidad para 80 personas. Las aguas que nutren estas piscinas son bicarbonatadas, sulfuradas y sódicas y salen del manantial a una temperatura de 16 grados. ¡Nada mejor para relajarse después de un día de senderismo que este circuito de aguas medicinales!

balneario

Si os apetece más zambulliros en pozas naturales al aire libre en las que el agua está tan caliente que hasta en invierno es un placer disfrutarlas, a menos de media hora de la Casa dos Muros tenéis las Termas da Chavasqueira.

La Ribeira Sacra desde el aire

En la Ribeira Sacra todo es posible, incluso alquilar un helicóptero para sobrevolar nuestra tierra, uno de los lugares más hermosos de España. Desde las alturas es maravilloso contemplar los valles que recortan el Miño, el Sil, el Cabe y el Mao, nuestros ríos. Paisajes de cuento que volando se convierten en otros muy diferentes a los que se ven desde tierra.

Si te apetece sobrevolar la Ribeira Sacra en helicóptero, la empresa Airnor tiene una ruta de una hora. Puedes solicitar información y reservar en su página web.

Y, si te apetece un plan más acuático… ¿qué te parece navegar por los Cañones del Sil?

La alfarería de Gundivós

images
Si hay una artesanía típica de la Ribeira Sacra es la de Gundivós: su color negro, su forma noble y su calidad han forjado su fama durante siglos. En esta terra de cacharreiros, el Centro Oleiro de Gundivós ha mantenido inctactas formas y técnicas de trabajo centenarias.
Todas las piezas de Gundivós se hacen a mano en un bello edificio del siglo XVIII, restaurado como centro de interpretación de la cerámica en Gundivós, un pueblo de enorme tradición alfarera. El taller se puede visitar todo el año, aunque en el caso de grupos es preciso concertar una cita previa. Para ir a ver la alfarería y comprar piezas, el horario es de 10.30 a 13.30 h. y de 16 a 20 h.

Disfruta del golf en un entorno único

¿Te has planteado venir a la Ribeira Sacra a practicar golf? Pues a tiro de piedra de la casa de turismo rural Casa dos Muros está uno de los campos de golf más espectaculares de Galicia, el de Augas Santas. Sus 5.344 metros de recorrido se dividen en 18 hoyos, de los cuales tres son pares 5, diez pares 4 y cinco pares 3, sumando en total un par 70.

Nuestros huéspedes tienen precios especiales para disfrutar de este privilegiado campo, ¡consúltanos!

Camiño Real de Esgos

octubre_017

El Camiño Real era una vía de comunicación estratégica entre Ourense y las tierras de Aguiar. De ese pasado pervive aún el trazado sobre piedra, para facilitar el paso de los carros, y, a diferencia de otras rutas de la Ribeira Sacra, no resulta tan salvaje, ya que el bosque está muy domado por la mano del hombre. Es una ruta preciosa, muy fácil y con dos atractivos añadidos: el peto de ánimas de A Meiroá y, sobre todo, el espectacular templo de San Pedro de Rocas.

La ruta, que es circular, parte del centro de la localidad ourensana de Esgos, justo frente al Centro de Saúde; podéis dejar el coche ahí, que hay sitio para aparcar. El primer tramo recorre el extrarradio de Esgos para adentrarse poco a poco en el bosque, impresionante ahora en otoño. Es una ruta perfectamente señalizada, apta para todo tipo de senderistas.
Encontraréis el peto de ánimas de A Meiroá en la primera parte de la senda, en un cruce de caminos. Los petos de ánimas no son exclusivos de Galicia, pero en pocos sitios como aquí hay tantos, por la especial relación que tenemos los gallegos con los muertos. Estos monumentos servían para dejar limosnas para las almas atrapadas en el Purgatorio, ayudándolas a alcanzar el cielo. Las limosnas no eran solo de dinero, sino que también servían los productos agrícolas, por ejemplo. A cambio de estas prebendas, el alma atormentada intercedería al llegar al cielo por sus benefactores. Dejamos atrás el peto para seguir internándonos en el bosque hasta que alcancemos San Pedro de Rocas, que es impresionante. En nuestra sección de visitas culturales tenemos una entrada dedicada a este monasterio, visita obligada en la Ribeira Sacra. Tras dejar atrás San Pedro de Rocas el camino seguirá atravesando el bosque para volver a Esgos. Es una ruta de 9 km, os llevará como muchísimo tres horas.
 
Cómo llegar: la ruta parte del centro de Esgos. Desde la Casa dos Muros tenéis que coger la N-120 hacia Ourense y desviaros dirección Nogueira de Ramuín. De ahí a Luintra y de Luintra a Esgos. Os llevará una horita.
 
Fuente: www.perrunadas.com
 

Ruta de las pasarelas del Río Mao

DSC_0061
La ruta de las pasarelas del río Mao es una de las más famosas de la Ribeira Sacra. Parte desde la Fábrica de la Luz, que era la Central da Escalada cuando, a principios del siglo XX, pertenecía a la empresa La Gallega (luego fue de Fenosa) y abastecía de electricidad a Monforte y Ourense, entre otras localidades. Tras la reforma firmada por la arquitecta Isabel Aguirre (la misma que diseñó el impresionante mirador da Cividade, en Bolmente) se ha convertido en albergue turístico y centro de exposiciones y de formación ambiental. También ofrece actividades de turismo activo en la Ribeira Sacra y tiene una original cantina.
Bordeando la Fábrica da Luz se accede a la espectacular pasarela, construida sobre el cañón del río Mao aprovechando el trazado del antiguo canal de agua que llegaba a la central eléctrica. La Fábrica da Luz necesitaba estar abastecida de agua de forma constante, y el río Mao no tenía un caudal regular, así que el canal se construyó para garantizar el funcionamiento de la central, y parte de su trazado ha sido sustituido por esta impresionante pasarela.
La senda discurre serpenteando un valle impresionante, especialmente en otoño. El sonido del río acompaña constantemente; es mágico, relajante… La ruta es muy muy cortita (como muchísimo os llevará una hora), en seguida llegaréis a A Barxacova, una aldea preciosa, donde deberéis dar la vuelta para volver al punto de partida.
Si queréis hacer la ruta circular podéis seguir adelante, hay una sendita estrecha que sale de A Barxacova. Seguidla hasta que lleguéis a una pista que hace un semicírculo, os dará la opción de bajar hacia el río o de subir. Subid hasta que lleguéis a una carretera (ojo, gira a la izquierda, hay otra más alta pero no es la que buscáis) y por ella llegaréis al desvío a la Fábrica da Luz. Es una carretera típica de la Galicia interior: preciosa y poco transitada.
Cómo llegar: la Fábrica da Luz está antes de llegar a A Barxacova (Parada de Sil). Desde la Casa dos Muros tardaréis en llegar al inicio de la ruta unos 50 minutos en coche.
 
Fuente: www.perrunadas.com.

Termas da Chavasqueira

chavasqueira

 

A menos de media hora de la Casa dos Muros están las Termas da Chavasqueira, en Ourense. Es un enclave único, en el que disfrutar del calor que brota del subsuelo calentando el agua de forma natural. El circuito puede disfrutarse de varias maneras: al modo japonés, siguiendo las directrices de la filosofía Zen; combinando las tres piscinas termales de piedra, todas al aire libre y con agua a 41ºC; en la sauna de piedra; intercalando el calor con un baño en la piscina de agua fría… De cualquier manera, viviréis una experiencia única.

P.S. Si podéis, disfrutad de la experiencia termal por la noche: es mágica.

En barco por el Miño

Según el dicho, “el Sil lleva el agua, el Miño la fama”, pero lo cierto es que en la Ribeira Sacra sucede justo al revés y la fama la tienen el Sil y sus espectaculares cañones. Sin embargo, la travesía por el Miño en barco es igual de impresionante. Recorremos un paisaje de ribera completamente distinto al del Sil: de aguas reposadas, de laderas suaves, de viñedos que descienden suavemente hacia el río…

Una de las mejores opciones para conocer desde el agua la Ribeira Sacra del Miño es Quinta Sacra, que ofrece paseos en lancha neumática, con la que se puede acceder a rincones y parajes insólitos. Aquí puedes consultar su carta de rutas. A bordo de la lancha de Quinta Sacra conocerás zonas del Miño sorprendentes, como la Fervenza de Auga Caída, uno de los secretos mejor guardados de la Ribeira Sacra.

En barco por los Cañones del Sil

La mejor manera de descubrir la Ribeira Sacra es dejar que inunde todos nuestros sentidos. Y recorrer en barco los Cañones del Sil es sin duda una manera única de conseguirlo. Desde la Casa dos Muros te recomendamos para hacer tu recorrido en barco por el Sil con Adega Algueira: a bordo de su Brandán vivirás una travesía diferente a todas: irás en un pequeño barco que se cuela en todos los rincones del río, lo que permite acceder a rincones casi mágicos del Sil.

El Brandán sale a diario a las 11, 12.30, 17 y 18.30 horas, y hace un recorrido de hora y media que incluye degustación de vino y visita a la bodega.

Y una vez contemplados desde el agua… ¿qué te parece descubrirlos desde cualquiera de los impresionantes miradores de la Ribeira Sacra?

Fervenza de Augacaída

DSC_0026
La fervenza de Augacaída es uno de los secretos mejor guardados de la Ribeira Sacra, un auténtico paraíso escondido en medio de un bosque, como todos en esta zona, de ensueño. Es una ruta cortita, no os llevará más de una hora, hora y poco y solo tiene un tramo complicado: hay que bajar agarrándose a unas cuerdas. La subida es directamente escalada. Pero aparte de este tramito, el resto no tiene dificultad. Y la bajada merece la pena.
La ruta empieza en la carretera, por una senda que se adentra en el bosque. Es un camino precioso a través de una antigua ruta de pastores, entre casas derruidas que no son de una antigua aldea, sino refugios de ganado. En algunas todavía resisten las vides. El sendero está indicado, pero ojo, porque parte discurre por el mismo trazado que el tramo del PR-G 162 que une Marce y Atán: para no perderos fijaos en un un cartel que indica la bajada a la fervenza. Puede que esté caído, pero no hay pérdida: se baja justo por donde está el cartel.

Por ese sendero se llega al tramo de las cuerdas, y abajo de todo está la impresionante fervenza de Augacaída, una de las mayores de Galicia, y una gran desconocida. El salto del agua del riachuelo Aguianza es de 40 metros…. realmente impresionante.

Al llegar abajo os encontraréis un paraíso: hay pozas de todos los tamaños, aunque la más hermosa es la grande, donde muere la fervenza. Para volver toca regresar por el mismo camino; ahora al llegar al tramo de cuerdas os tocará escalar, es bastante divertido, y volveréis al sendero principal, por el que llegásteis. Aquí podéis regresar a donde aparcásteis, a la derecha… o seguir a la izquierda hacia el Castro de Marce:  el antiguo poblado celta se asentaba en un lugar mágico, con unas vistas al Miño increíbles, en caída libre de 200 metros. Eso sí, como pasa en la ruta a la fervenza, es un camino precioso y muy fácil… hasta que llegas al último tramo. La subida al castro no es fácil, hay partes en que casi se escala, pero la recompensa merece el esfuerzo. Desde el promontorio donde están los restos del castro el río Miño parece estar al alcance de tu mano, es una vista preciosa.
También es posible acceder a la fervenza desde el río con las rutas de Quinta Sacra en lancha neúmática.
Cómo llegar: Desde Ferreira de Pantón hay que ir hacia la rotonda de entrada al pueblo, donde está indicada la carretera a Eiré, y seguir por ella hasta que el desvío a Santa Mariña (hay dos, coged el segundo). Luego no hay pérdida porque Marce está indicado desde ahí. Al llegar no entréis a la aldea, seguid la carretera, que hace una curva de casi 180 grados y da a la parte baja de la aldea, donde hay otro cartel. Seguid bajando hasta que veais el indicador de la Fervenza.